loading

¿Sabías que el estrés afecta a tu salud bucodental?

El estrés conlleva un estado de desequilibrio en el que no sólo la actividad cerebral se ve afectada, sino que todo el organismo sufre consecuencias fisiológicas. La salud bucodental es afectada por el estrés y la ansiedad que éste genera, causando problemas que pueden volverse serios si no se les brinda suficiente atención a tiempo. Por eso, te contamos acá todo lo que necesitás saber sobre este asunto.

El estrés y la ansiedad son desencadenantes de otros malestares para nuestro cuerpo, incluyendo algunos que no solemos relacionar directamente a un cuadro de sobrecarga, estrés o burnout, pero que sin dudas deberíamos tener en consideración, como el daño en los dientes, encías o problemas en la articulación de la mandíbula.

¿Estás bajo estrés?

El estrés es un estado que puede tener un impacto negativo en nuestra salud en términos físicos y emocionales. Incluso puede ocasionar cambios en nuestro comportamiento y poner en peligro la salud de nuestros dientes y encías. Es importante reconocer las causas y síntomas del estrés para poder abordarlo adecuadamente y evitar que tenga efectos mayores en nuestra vida.

Causas: De acuerdo a un estudio realizado en el Whole Living Journal y referido por Forbes España, en tiempos actuales las principales causas del estrés se vinculan a factores económicos, sobrecarga de trabajo, insatisfacción laboral, fallos en la socialización y en la construcción de relaciones

sociales sanas, falta de tiempo libre, perfeccionismo, desorden y confusión.

El estilo de vida exigente y acelerado, con numerosas presiones sociales, profesionales y desafíos para la realización individual y profesional de las personas puede adentrarnos en un estado de estrés, incluso sin estar conscientes de ello y de cómo va afectando el día a día. Por eso es importante estar atentos a los síntomas que expresa nuestro cuerpo, escucharnos, mantener rutinas de chequeo y autocuidado para detectar a tiempo los malestares y prevenir o tratar a tiempo las enfermedades que puedan desencadenarse.

Síntomas

Cefaleas y dolores de cabeza

Pulso acelerado.

Ansiedad

Exceso o falta de apetito

Tristeza

Depresión

Dificultad para la concentración

Dolores cervicales

Sensibilidad

Problemas de sueño

Sensación de cansancio y/o fatiga

Problemas intestinales

Dolores musculares

Problemas o patologías dentales

¿Cómo afecta el estrés a la salud bucodental?

Adentrándonos específicamente en los malestares bucodentales asociados con el estrés es importante que conozcas los siguientes:

Cuando nos encontramos bajo estrés entramos en un cuadro de malestar generalizado en el que usualmente perdemos el equilibrio entre cuerpo, mente y emociones. Esto lleva a que perdamos el foco de atención y cuidado que necesita nuestra boca. Una menor frecuencia en la higiene dental, así como una limpieza menos pormenorizada puede provocar la aparición de la gingivitis. Se trata de una inflamación en las encías que puede tornarse seria y desembocar en una periodontitis si no se trata a tiempo.

La periodontitis es la enfermedad más grave que puede sufrir el tejido periodontal, ya que pone en riesgo la estabilidad de los dientes. Cuando una gingivitis no se trata a tiempo o avanza más de lo deseado, la periodontitis resultante puede llegar a causar la pérdida de piezas dentales. Para evitar estas enfermedades es fundamental mantener buenos hábitos de limpieza, con un cepillado detallado posterior a cada comida. Por supuesto, es recomendable, además, asistir a revisiones periódicas con un odontólogo para detectar cualquier tipo de inflamación en las encías y prevenir estas afecciones.

El bruxismo es un problema dental en el que la persona aprieta o rechina los dientes de forma involuntaria y puede ocurrir tanto durante el día como durante la noche. Es una respuesta involuntaria a la tensión y el estrés emocional y puede tener diversos factores fisiológicos que lo propician, como el mal alineamiento de los dientes o problemas en la articulación de la mandíbula, entre otros.

Las consecuencias del bruxismo pueden ser diversas y dependerán de la gravedad del problema y del tiempo que se haya padecido. Una de las consecuencias más comunes del bruxismo es el desgaste prematuro y/o irregular de los dientes, lo que puede provocar la aparición de sensibilidad dental, fisuras, y fracturas en los dientes. Además, el bruxismo también puede afectar a la articulación temporomandibular (ATM), lo que puede provocar dolor en la mandíbula, oídos, cabeza, y cuello (cervicales). También puede haber dificultad para abrir o cerrar la boca, y puede haber un sonido de chasquido o crepitación en la mandíbula. Otra consecuencia del bruxismo es la hipersensibilidad dental.

En casos más graves, el bruxismo puede provocar una reducción en el tamaño de los dientes y la altura de las coronas dentales, lo que puede afectar la oclusión y el correcto funcionamiento de la mordida. También puede haber pérdida de piezas dentales debido al exceso de presión sobre ellas, y esto puede requerir tratamientos más complejos como la colocación de implantes dentales o prótesis.

Por lo tanto, es importante tratar el bruxismo para evitar estas consecuencias y para mejorar la salud bucodental. El tratamiento puede incluir terapia de relajación, la utilización de férulas dentales o de placas oclusales, y en casos más graves, la utilización de técnicas de fisioterapia y medicación.

Con el estrés se reducen las defensas de nuestro sistema inmunológico, provocando la aparición de aftas o llagas en la boca. Asimismo, la clásica mordedura repetitiva de los labios provocada por los nervios, así como de la cara interna de las mejillas también serían otras de las principales causas de las aftas y llagas bucales.

Las aftas son úlceras pequeñas y dolorosas que se presentan en el interior de la boca, en la lengua, las encías, los labios, el paladar o la garganta.

El estrés afecta al sistema inmunológico, debilitándolo, y haciéndonos más susceptibles a diferentes enfermedades e infecciones, incluyendo las aftas. Además, el estrés puede provocar cambios en los niveles de hormonas y en los procesos de la digestión, lo que puede afectar a la salud de la boca y la aparición de estas úlceras.

Es importante señalar que aunque el estrés puede ser una causa de las aftas, hay muchos otros factores que pueden provocarlas, como una lesión en la boca, el consumo de alimentos ácidos o picantes, la falta de vitaminas o la irritación por el uso de ciertos productos bucales. Por lo tanto, es importante consultar a un dentista o médico si se presentan aftas de forma recurrente o si son muy dolorosas, para que pueda determinar la causa y ofrecer un tratamiento adecuado.

La xerostomía es una condición médica que se caracteriza por la sequedad excesiva en la boca debido a la disminución del flujo de saliva. La saliva es esencial para mantener la salud bucal ya que ayuda a proteger los dientes y las encías de las caries y las enfermedades periodontales, además de contribuir en la digestión y la deglución de los alimentos.

Entre otras causas diversas, la reducción en la producción de saliva puede tener diversas causas, entre ellas el estrés.

Cuando una persona está estresada, el cuerpo produce ciertas hormonas como el cortisol y la adrenalina, las cuales pueden reducir la producción de saliva. Además, el estrés puede provocar cambios en los patrones de alimentación y en la dieta, lo que también puede afectar la producción de saliva.

La disminución del flujo de saliva puede provocar una serie de problemas bucales, como mal aliento, caries, infecciones de las encías, y dificultad para hablar, masticar o tragar. También puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades periodontales y la aparición de llagas o aftas en la boca.

Por lo tanto, es importante tratar la xerostomía para evitar estos problemas y mejorar la salud bucal.

Consejos para prevenir que el estrés tenga un impacto negativo en la salud de tu boca

Te dejamos algunas recomendaciones que te ayudarán a evitar que el estrés pueda afectar a tu salud bucodental:

Visitá periódicamente a tu odontólogo, realizando una limpieza dental cada seis meses aproximadamente. La prevención es un factor fundamental para cuidar tus dientes y que estén saludables siempre.

Mantené una buena rutina de higiene, cepillando los dientes dos veces al día durante dos minutos como mínimo. Utilizá hilo dental y colutorios.

Para evitar el bruxismo, utilizá una férula de descarga rígida superior que proteja tus dientes y evite la sobrecarga articular.

Si las aftas o llagas aparecen con frecuencia, consultá con tu médico o dentista.

Llevá una dieta sana y equilibrada.

Reducí el consumo de bebidas alcohólicas, con cafeína o teína.

El estrés y los problemas dentales están muy presentes en la sociedad actual. Si sentís molestias que puedan derivarse de un cuadro de estrés, en Consultorios Odontológicos Dra.Blois te ayudaremos a ponerle solución. Pedí tu cita ahora.

DRA. BLOIS
Te ayudamos a ponerle solución.

Av. Gral. Las Heras 2081
1º A – CABA

011 4801-5201011

Nuestros horarios:
Lun – Vie 9:00 – 20:00 Hs.

6662-6597

Solicitá un turno turnos@drablois.com